Menu
TwitterFacebook
Area Restricta
Areas Apostólicas

30 – Sector Educativo de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús. Visión sobre las prioridades de la CPAL y acciones a implementar.

Refiriéndome al primer aspecto, sobre la visión que tenemos en torno a las prioridades que presenta la CPAL en vistas a su planeación, lo que más llama la atención es la coherencia con la nueva forma de entender la misión que da la Congregación General XXXII, la opción por la fe y la justicia. Quizá expresada de otra forma, debido justamente a la necesidad de adaptarse al contexto y situación actual, pero la insistencia continúa por los mismos derroteros; y no podría ser de otra forma, dadas la situación que se sigue viviendo en A.L. y las nuevas formas de marginación y pobreza que nos envuelven.

Igual se podría decir del trabajo con jóvenes. Especialmente desde nuestras universidades y colegios, el recalcar la importancia de centrar nuestra atención en el bono poblacional que aún tenemos los países latinoamericanos, nos impulsa a poner una mayor atención y cuidado en la calidad de la propia educación que ofrecemos, entendida ésta como compromiso por la transformación de nuestras deterioradas sociedades.

El tema del diálogo entre la fe y las culturas es igualmente fundamental: si algo se ha roto en las actuales sociedades en las que estamos inmersos es justo una “cultura dominante”. La ya caduca “cristiandad” ha dejado de ser la matriz socio-cultural dominante de nuestro mundo occidental. De ahí que la atención permanente al estudio e investigación de las diversas culturas, principalmente juveniles, ha de ser parte fundamental de nuestras agendas, si queremos la inculturación del Evangelio. Sin esto, la prioridad 5ª sobre la cuestión espiritual caería en el vacío de la atemporalidad; no tendría el piso necesario para construirse.

Finalmente, lo anterior indiscutiblemente nos impulsa a acrecentar más la solidaridad latinoamericana y el fortalecimiento del cuerpo apostólico para la realización de una misión hoy cada vez más compleja. Como lo ha dejado asentado con mucha fuerza el P. General, si nuestro trabajo no es en red, estamos desperdiciando las grandes potencialidades que tenemos como una institución mundial globalizada.

Ahora bien, pasando a las acciones pensamos que por ahora, mientras la CPAL no termine su proceso de planeación y sabiendo que las propuestas que nos están haciendo buscan una acción más bien corporativa a nivel latinoamericano, no hemos querido adelantarnos. Sin embargo, sí podríamos comentar que el Sistema Educativo Jesuita de México ha ido impulsando acciones que de alguna manera podrían enclavarse en el espíritu y direccionalidad de las prioridades.

Por mencionar algunas de las acciones más interesantes que ya venimos realizando, diría lo siguiente.

Desde hace más de 5 años nuestro Sistema de Universidades Jesuita apoyó la realización de una Universidad Indígena Intercultural, la Ayuuk, y ha seguido impulsándola en su proceso de consolidación. La experiencia ha sido sumamente rica pues nos ha hecho volver los ojos hacia el mundo indígena y dejamos impactar por su propia realidad y riqueza.

Igualmente, dada la situación tan penosa de la migración, las universidades han dirigido su investigación a este ingente problema, uniéndose con el Sector Social de la Provincia que, desde puntos estratégicos, ha ido estableciendo centros de apoyo. Esta actuación en red definitivamente lo que ha buscado es articular con mayor eficiencia las acciones que ya se han ido realizando con la finalidad de potenciar más sus alcances. Incluso el Servicio Jesuita de Voluntarios de la Provincia también ha enviado jóvenes a casas de Migrantes. El tema de los Derechos humanos se ha establecido como un transversal obligado de nuestra currícula.

Complementariamente, las universidades han establecido campos prioritarios de investigación con el fin de impulsar políticas públicas a favor de la calidad educativa, la búsqueda de la equidad económica y la disminución de la pobreza. Otro campo es justo la investigación en tomo a las relaciones entre fe y culturas,fe y razón,fe y ciencia, con el deseo de ofrecer visiones más profundas a estas problemáticas tan complejas.

Un aspecto particular que habría que impulsar más decididamente sería la “formación de la ciudadanía”. Hoy que vivimos en un país tan convulsionado la lucha por la fe y la justicia se concreta en la búsqueda de la paz y la reconciliación nacional, mismas que no avanzarán mientras los jóvenes no tengan una conciencia ciudadana y responsable realmente comprometida con el país.

Escrito por: Fernando Fernández Font, sj – Asistente de Educación, Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús.

Fuente: Revista Acción – Asunción, Paraguay, N° 310 , noviembre 2010 – Tema de Mes p. 32-33