Menu
TwitterFacebook
Area Restricta
Areas Apostólicas

27 – Las seis prioridades de la CPAL miradas desde el Sector Formación: ¿qué significan y qué acciones podrán suscitar?

Las seis prioridades de la CPAL constituyen el horizonte y el objetivo de la formación de los jesuitas de nuestros tiempos en cuanto a que la misión contiene la motivación y el sentido de todo lo que los jesuitas hacen y son. La meditación de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio: “El llamamiento del Rey temporal ayuda a contemplar la vida del Rey Eternal” [91-100] refleja muy bien la entraña misma de la espiritualidad que ha de animar a todo ignaciano. Esa meditación culmina con la famosa “oblación de mayor estima y mayor momento” en la que aquellos que más se quieran afectar y señalar habrán de entregarse a vivir como Cristo y trabajar en su misión. De ahí en más los jesuitas sabemos que lo que define nuestro carisma y nuestros quehaceres es la misión que el Señor va indicando en cada tiempo y lugar. Se puede decir que la identidad y la misión del jesuita van juntas, que son como dos caras de una misma moneda. Lo que mueve y apasiona a los jesuitas es la misión que tienen por delante; para ella se forman y por ella entregan todas sus energías y toda la creatividad con que han sido agraciados.

Pues bien, las seis prioridades definen el horizonte de la misión de los jesuitas de América Latina y, por ello mismo, la orientación de toda la formación que nuestros compañeros han de recibir. Desde este punto de vista, las prioridades son como la brújula que ha de orientar todos los procesos formativos y todos los estudios que ello depare. Ellas deberán reflejarse en los planes de formación de las distintas etapas y habrán de alentar tanto los apostolados como las experiencias que suelen realizarse a lo largo de ese tiempo. Un buen ejemplo de cuanto estoy diciendo es la creación de los tres teologados interpro-vinciales para el primer ciclo de la teología. Sin duda, esa decisión asumida por los provinciales de América Latina y aprobada por el P. General significa un esfuerzo evidente por fomentar la sensibilidad y el compromiso latino americanos con miras a desplegar la dimensión universal de la vocación de los jesuitas.

En ese mismo sentido, habrá que incentivar todo lo que sea posible la formación que permita el acercamiento, la comprensión y el trabajo con los jóvenes de nuestro continente con miras a que ellos puedan liderar procesos que renueven el rostro de América Latina con las señas de la justicia, el respeto a las diferencias culturales y el cuidado ambiental.

Y así podría ir mostrando cómo cada una de las prioridades afectaría a la formación en áreas bien importantes. Toca a la asamblea de los superiores mayores que constituyen la CPAL acoger los distintos pareceres de comunidades, obras, redes y sectores para establecer las acciones específicas que intentarán concretar y simbolizar el compromiso de la Compañía con dichas prioridades. Las acciones que sean promovidas, además de concretar y desatar procesos que atiendan directamente las seis preferencias, habrán de ir alentando los deseos y el compromiso de todos los jesuitas del continente en la medida en que vayan mostrando la vida que encierran en sus distintas expresiones.

Aunque todavía el discernimiento sobre las acciones está en pleno andamiento, pienso que es posible imaginar algunas líneas de acción que habrán de desprenderse en la próxima asamblea de provinciales como fruto maduro del proceso que viene desarrollando el cuerpo de la Compañía en América Latina.

Puedo imaginar que se realizarán esfuerzos significativos para acrecentar la formación interprovincial en sus distintas posibilidades, así como experiencias comunes y magisterios en lugares priorizados como: Amazonia, Cuba y Haití. También se multiplicarán ofertas con miras a que todos nuestros estudiantes se formen más y mejor para acompañar los ejercicios espirituales y que se intensificarán los cursos y las experiencias que faciliten el diálogo de la fe con las culturas.

Sin duda, veremos surgir propuestas que involucren a nuestros compañeros en formación con distintos grupos de personas que han sido y son sistemáticamente marginalizados y excluidos a lo largo y ancho del continente.

Confío en que muchas otras acciones o líneas de acción, provenientes de la creatividad propia del Espíritu, serán propuestas para el corto, mediano y largo plazos, ya a partir de la próxima asamblea, que se realizará en Puerto Rico. Los superiores han recibido muchas sugerencias y propuestas de distintos grupos de compañeros y colaboradores a lo largo del proceso que se inició hace ya dos años. Con la ayuda de Dios y a partir del material que han recogido y todo lo que ellos mismos han sentido y compartido, irán diseñando las acciones que de una u otra forma concretarán el compromiso con las seis prioridades y habrán de involucrarnos a todos. Recemos para que en todo sintamos y cumplamos la voluntad de Dios nuestro Señor.

Escrito por: Armando Raffo sj, Delegado Sector Formación CPAL

Fuente: Revista Acción – Asunción, Paraguay, N° 310 , noviembre 2010 – Tema de Mes p. 34-35