Menu
TwitterFacebook
Area Restricta
Areas Apostólicas

Experiencias sobre la Tercera Probación en Bolivia – Hablan sus protagonistas

La Tercera Probación en Cochabamba realizada en la Provincia de Bolivia llegó a su fin durante el mes de julio; luego de seis meses de preparación para la incorporación definitiva del tercerón en la Compañía de Jesús. A continuación, compartimos con ustedes lo que fue esta experiencia hablada desde sus propios protagonistas:

 

P. Provincial, Osvaldo Chirveches SJ: ”Para nosotros es una ventana  para presentar la riqueza y diversidad apostólica de Bolivia”

Fue una gran alegría cuando recibimos la noticia del traslado de la Tercera Probación a Bolivia. Cuando salió el Noviciado de la Provincia quedamos preocupados porque no tendríamos gente en formación, pues las etapas iniciales ya fueron ubicadas tanto en Quito como en Lima. Por ello, la Tercera Probación es para nosotros una ventana abierta para presentar la riqueza y diversidad apostólica que tenemos en Bolivia. Ahora, a nosotros nos corresponde hacer sentir nuestra capacidad de acogida, tan propia de nuestra gente y algo que llevamos en el alma. A ello debemos sumar nuestra disponibilidad a recibir a los tercerones en las experiencias de ministerios o en Semana Santa. Nos sentimos cordialmente desafiados y dispuestos a responder a los mismos.

Tendremos que mejorar detalles, pues lo grande y necesario ya está bien. Habrá que hacer ajustes en los tiempos de los tercerones en Cochabamba para que sus apostolados de fin de semana den buen fruto. Nos corresponde animar a nuevas obras que propongan experiencias apostólicas para el mes de ministerios. Por otro lado, pedir a quienes les recibieron a que evalúen su presencia y aporte, algunas obras lo hicieron y les agradecemos y alabamos, además podrán enriquecer sus propuestas. A los tercerones que llegarán, desde ya darles la bienvenida para que se sientan como en cualquier comunidad y provincia de la Compañía, en casa. Nosotros los estaremos esperando. Hemos tomado nota de las sugerencias oídas y confiamos reformar todo lo que nos han sugerido.

Instructor de la Tercera Probación, P. Juan Miguel Zaldua SJ: Encontrar otra vez el gusto  espiritual por la vocación y por la vida 

El trabajo del instructor es animar y orientar este tramo final de la formación del jesuita , es la última parte que son seis meses. Se los toma antes que  el jesuita haga los últimos votos que  lo incorporan definitivamente y de pleno derecho a la Compañía de Jesús. Es una etapa de formación que pretende volver a las fuentes vocacionales y de la congregación religiosa para recrear el espíritu, el gusto, el afecto para incorporarse como jesuita de pleno derecho a la vida y a la misión.

El primer tiempo se dedica a releer la historia personal. Normalmente están entre los 38, los 45 años, entonces , releer la historia como para recuperar  los momentos y los hitos de ese camino que son vocacionales que tienen la fuerza y la hondura de haber ido sustentando mi vocación como jesuita. Al mismo tiempo reconocer las sombras porque  también podían haber momentos o circunstancias  difíciles. Después de eso se hacen los ejercicios espirituales de un mes, un mes trabajando la afectividad espiritual para acrecentar el enamoramiento por el Señor porque para San Ignacio eso es  lo fundamental, vivir enamorados de cristo.

Al instructor le toca animar, orientar. Yo creo que la experiencia, el momento central de la Tercera Probación es el mes de retiro. No considero que ha sido difícil, estoy muy contento porque he visto en cada uno de los doce una entrega total y un conjunto  inagotable de vivencias a lo largo de 30 días, desde alegrías, lagrimas, descubrimientos, a la luz de una profundización más personal, entonces, es una riqueza, para mí que soy un poco como el testigo  de la otra persona, de su historia, de su camino, de vida, sus ilusiones,  sus realizaciones, sus deseos, sus inquietudes, en fin todo el mundo interior.

San Ignacio le pide al acompañante que no se incline a ninguna parte. El acompañante no sugiere qué tienes que hacer, es simplemente permanecer atento observando y ayudando a decir esto que estás sintiendo crees viene del buen espíritu o viene del mal espíritu. ¿El resultado? Uno se enriquece mucho con las vidas ajenas también y debe practicar mucho el respeto y como la veneración hacia la otra persona.

 

Ministro de la Tercera Probación,  P. Edil Calero SJ: Esta experiencia ha sido un verdadero regalo de Dios 

Personalmente, esta nueva misión fue ocasión para ejercer mi disponibilidad y prestar un servicio a la Provincia y Compañía universal, puesto que quienes participan en esta experiencia son jesuitas que vienen de distintas partes del mundo. Como ministro principalmente me he ocupado de la logística y el orden doméstico y externo de la casa (acondicionar y proveer de todo lo necesario para el funcionamiento diario, juntamente con el personal de servicio) y colaborar en lo que el Instructor requiera. Como ésta ha sido la primera experiencia en la provincia, y yo era el único boliviano y quien más conocía Bolivia y las distintas posibilidades apostólicas, ha supuesto contactar y organizar distintas actividades: apostolados, paseos, experiencias y viajes.

Esta experiencia ha sido un verdadero regalo de Dios que ha significado muchas cosas: Una ocasión de compartir la vida y vocación con otros compañeros jesuitas de distintas partes del mundo (nueve latinoamericanos y cuatro europeos). Ser testigo, aunque un tanto de lejos, del actuar y trabajo de Dios en cada uno de los compañeros. Aprendizaje, durante estos seis meses percibí una experiencia personal de Dios y Compañía muy honda que se transmitía, con palabras o sin ellas. Hubo muchas actitudes y gestos edificantes que se convirtieron en lecciones de vida. Experiencia de amistad con compañeros de otras provincias; Caer en la cuenta, una vez más, lo generoso y acogedores que son los compañeros jesuitas de la provincia. Además, creo que Bolivia con toda su riqueza cultural, eclesial y legado jesuítico puede ofrecer y favorecer a los “tercerones”, en esta “escuela del afecto”, un encuentro profundo con Dios desde esta Compañía y realidad tan rica y empobrecida a la vez. Confiamos que el Señor seguirá siendo propicio en Bolivia, como lo ha sido en esta primera Tercera Probación.

 

  F. René Cortínez SJ (Provincia de Chile): Una experiencia que invita a no ser parte exclusiva de una provincia, sino jesuitas del mundo

La tercera  Probación pienso que más que tratarse de una etapa final en la formación para mí ha sido un espacio de poder volver a las fuentes ignacianas y de alguna manera volver a atizar el fuego inicial. Miraba también esta tercera Probación en Bolivia como una instancia de encontrar compañeros de otros países,  ha tenido esa dimensión de mostrar todas las caras de nuestras provincias y de mostrar nuestro servicio alrededor del mundo.

Por otro lado, la posibilidad de conocer un poco más desde dentro la realidad de la Provincia boliviana y también de Bolivia, que en mi caso, por venir de Chile me parecía particularmente enriquecedora por las diferencias que han existido históricamente en nuestros países. Me queda el deseo de que podamos  tener más contacto y más colaboración entre nuestros países vecinos, en el caso de Chile tenemos probablemente más contacto con Perú y con Argentina que en el caso de Bolivia, tanto en la vida como jesuita y como en general. Queda el deseo de que se puedan incrementar estas experiencias de contacto y de conocimiento recíproco porque estoy seguro que mucho de los desencuentros o de las imágenes que puedan o no ser reales tendrían un  cambio, producto de este contacto.

Termino muy contento, creo que ha sido realmente un  reencuentro con la riqueza de nuestra espiritualidad que también suscita muchas preguntas y  deja muchas tareas. El sentirse mucho más cercano de las realidades de otra Provincia,  también mucho más comprometido a conocer sus necesidades, sus desafíos. De alguna manera, la experiencia ha sido una contribución a este deseo a que tiene la Compañía de que seamos no parte exclusiva de una  Provincia, sino jesuitas del mundo,  llamados a colaborar en cualquier parte. Siento que ha sido un regalo el poder estar estos seis meses en Bolivia, conocer a su gente, conocer su riqueza cultural, y también compartir sus necesidades, sus tristezas sus dificultades,  de alguna manera Bolivia ya no es un nombre solamente, sino para mí ya tiene rostros concretos y no solamente de los compañeros jesuitas, sino también -en mi caso- de los niños de la vida en la ciudad, de sus necesidades.

 

 Rodolfo Abello SJ (Provincia de Colombia): No es llevarte al límite, sino tener la posibilidad de revisar cosas

Estos seis meses me han permitido descubrir el sentido universal de la Compañía, que es Dios  que va llamando, y  eso requiere  que uno se disponga para ser  libre y moverse. Una de las preguntas que para mí salen en esta Tercera Probación  es: ¿qué tan libre estaría? Creo que no sería fácil. Esto está  hecho para probar al ser humano y la Probación no es llevarte al límite, sino tener la posibilidad de revisar cosas. Ciertamente, los  ejercicios espirituales han sido una experiencia profunda y dura, dura porque ponerse de frente a Dios y sentirse  todavía que a veces  le toma uno el pelo en la centralidad de la vida, duele.

Cada etapa de la Tercera Probación fue trayendo elementos fundamentales a mociones de mi vida, a mociones de no perder la libertad, en no perder la disponibilidad. En ciertamente, Jesús como el centro de la vida, entonces,  eso requiere que el ser humano no se quede quieto, y a veces nosotros estamos 6, 7 o 8 años en una misma obra y la idea es cómo no perder esa disponibilidad de espíritu , entonces yo creo que cada etapa  ha tenido su riqueza y su exigencia.

Mensaje para los próximos tercerones: “Grande ánimo y liberalidad”, dice Ignacio de Loyola. Vívanlo. Creo que Bolivia tiene mucho que ofrecerle, como país, como Provincia y como cultura. Creo que está muy bien y, lo segundo, es aunque nuestras vidas son muy afanadas, tómese el tiempo para empezar a relentizar la vida antes  de llegar. Yo  les recomendaría que por lo menos una semana antes empiece a bajarse a  desmontarse (de su trabajo) y,  por último, si fuera posible que llegara uno sin misión.
Me costó  mucho cortar mi misión porque yo seguiré a cargo, si no pasa nada raro, entonces, pediría a los provinciales salir sin misión, si uno sigue responsable de alguna manera aún quiere saber qué está pasando. Entonces, si los provinciales podrían ayudar a uno en eso se lo agradecería. Qué ojalá  uno viniera sin un futuro ya definido, sino con la esperanza de ver lo que venga de Dios.

 

Valério António, SJ (Provincia de Portugal): Con el corazón abierto para conocer la Iglesia Latinoamericana

Siempre que tenemos estas experiencias internacionales de estar con compañeros jesuitas de otras partes del mundo son beneficios muy grandes porque uno percibe que hay diferencias no solo de temperamento por ser personas distintas, sino  las culturas, los ambientes donde cada uno ha vivido y desarrollado su misión, uno ve que hay cosas que son comunes pasamos por las mismas cosas, hablamos el mismo lenguaje. Me encuentro muy motivado  sobre todo por la dinámica interior que esta experiencia proporciona porque voy a regresar a la misma misión que estaba haciendo y es la oportunidad de regresar, pero con un fundamento mucho más construido, mucho más reflexionado. Por eso todos los talleres, las experiencias que hemos tenido aquí han sido muy importantes para tomar notas para aplicar en la misión que tengo hoy como jesuita.

Quería conocer la realidad de la iglesia en Latinoamérica ya que oía hablar mucho. Encontré una iglesia con  más jóvenes, comparando con Europa, se ve que tienen más jóvenes que frecuentan las parroquias y los grupos y también  con una  conciencia más grande de la participación de los laicos en la vida de la iglesia , se ve que el clero no es mucho y se ve que hay una  comunidad que consigue llevar adelante la vida de su propia comunidad.

A los próximos tercerones: Tienen que venir con el corazón muy abierto y muy disponible para contactar con una realidad distinta, no es lo mismo que venga un tercerón de otro país de Latinoamérica, que tiene más contacto con la cultura  y realidad de Bolivia. Es diferente para quien viene de Europa, las cosas son más diversas.  Así que ¡venga con muchas ganas,  irá a disfrutar mucho!

 

 

Fuente: http://www.jesuitas.org.bo/