Menu
TwitterFacebook
Area Restricta
Areas Apostólicas

Beato José de Anchieta

Beato José de Anchieta en PDF

El 22 de junio de 1980, el Papa Juan Pablo II puso feliz término a uno de los procesos más antiguos de la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos. Beatificó y elevó a los altares al jesuita José de Anchieta, Apóstol del Brasil, héroe y taumaturgo, padre de indios, fundador de Sao Paulo, cofundador de Río de Janeiro y las Reducciones del Paraguay.

José de Anchieta nació el 19 de marzo de 1534 en San Cristóbal de la Laguna, isla de Tenerife, en el Archipiélago de las Canarias. Su padre, don Juan de Anchieta, fue un vasco originario de Urrestilla, Azpeitia, tierra de San Ignacio de Loyola, con cuya familia estaba emparentado. Su madre, doña Mencia Díaz de Clavijo, era natural de Las Palmas, de la isla Gran Canaria, descendiente de los vencedores cristianos del Archipiélago.

A la edad de 14 años fue enviado por sus padres a la Universidad de Coimbra (Portugal) regentada, entonces, por los PP. de la Compañía de Jesús. Allí estudió Filosofía escolástica.

En 1550, el P. Simón Rodríguez S.J., Provincial de Portugal y uno de los primeros compañeros de San Ignacio, lo admitió en la Compañía de Jesús. José de Anchieta ingresó, como él mismo lo dijo, movido por la lectura de las Cartas que enviaba San Francisco Javier desde la India.

Terminado el Noviciado, a los 19 años, fue destinado a las Misiones del Brasil. En ese Brasil inmenso, le habían precedido el P. Manuel de Nóbrega y todos aquellos jesuitas enviados, año tras año, a partir de 1549, por el incansable P. Simón Rodríguez S.J., desde Lisboa. Con José de Anchieta viajó, en la misma expedición, el P. Luis Gra S.J., que sucederá, años después, al P. Manuel de Nóbrega en la dirección de la Provincia del Brasil. También viajó con él un sobrino jesuita de San Francisco Javier.

El 13 de julio de 1553 llegó José de Anchieta al puerto de Bahía, capital entonces del Brasil. Así comenzó una vida apostólica extraordinaria y llena de trabajos en ese enorme Brasil y que durar 44 años, hasta su muerte.

Su primer destino fue la Capitanía de San Vicente. Vivía allí, la mayor parte de los jesuitas del Brasil. El encuentro con el P. Manuel de Nóbrega, su Provincial, lo dejar asociado a ‚l, para siempre, con profunda amistad y ocupaciones comunes.

La portentosa labor pastoral de José Anchieta va a desarrollarse junto al P. Manuel Nóbrega, incansablemente, desde Pernambuco y Bahía, por el Norte, hasta el Paran y San Vicente, por el Sur.

El 25 de enero de 1554 formó parte del grupo de portugueses que en Piratininga fundaron la actual ciudad metrópoli de Sao Paulo. Por varios años es allí el Instructor de gramática en el incipiente Colegio instituido por la Compañía de Jesús para la formación de los hijos de los conquistadores. Con razón, hoy, Sao Paulo lo honra como el principal fundador de la ciudad.

Esos años fueron duros: en trabajos, rudeza de pobladores y pobreza de medios. El mismo, para suplir la escasez del material escolar, escribió de su mano lo que iba necesitando. Su gran facilidad en el aprendizaje de las lenguas nativas lo llevaron muy pronto a la evangelización de los indios. Pensando en ellos escribió Gramáticas, Diccionarios, Catecismos, Cantos y Auto-sacramentales. Por eso, no puede extrañar, hoy, que la Academia Brasileña de Letras y el Instituto Histórico y Geográfico Brasileño lo consideren como una de las grandes glorias de la cultura del Brasil.

Con el P. Manuel Nóbrega recibió el encargo de hacer las paces con la federación de los indios tamoyos, que amenazaban continuamente la Capitanía de San Vicente. Solos se internaron en terreno indio, hasta más allá de Río de Janeiro. Con caridad y justicia oyeron las quejas de los indios, consolaron, evangelizaron y educaron incansablemente. Río de Janeiro considera a los Padres Manuel de Nóbrega y José de Anchieta como a los fundadores de la ciudad.

En 1565 recibió en Bahía la ordenación sacerdotal. Su labor de misionero, de portugueses, indios y mestizos, se agigantó. Se transformó en el gran sostenedor de los derechos de los aborígenes y mestizos. Sirvió a los pobres en las pequeñas y grandes necesidades, desde la fabricación de utensilios de cerámica, vestidos y zapatos de cáñamo, curando heridas y sanando enfermedades, hasta la construcción de casas de barro y ladrillo.

Más de alguno de sus biógrafos ha visto en José de Anchieta, en este acercarse al indio brasileño, a su cultura, en su evangelizar e impartir los Sacramentos en lengua tupí, a un precursor de los célebres jesuitas de los Ritos chinos e indo-malabares: San Juan de Brito, Mateo Ricci y Roberto de Nóbili.

Ocupó los cargos más variados y comprometidos, desde profesor y escritor, orador y predicador, hasta Superior y Rector de Colegios en San Vicente, Santos, San Salvador y Victoria. En 1578, fue nombrado Provincial. Sucedió así a los gigantes apóstoles del Brasil: Manuel de Nóbrega, el fundador; Luis Gra, el organizador; el Beato Ignacio de Azevedo, el santo. En los ocho años, como Provincial, recorrió repetidas veces, incansablemente, el inmenso territorio de su país. El cargo de Provincial le sirvió para mostrar más patentemente su bondad, su espíritu de sacrificio y celo apostólico. La atención y auxilio de enfermos y moribundos fue siempre una de sus grandes preocupaciones.

Entre los miles de casos ayudados por el P. José de Anchieta figura uno en el cual debemos detenernos. Se trata de la ejecución de Juan Bolés, soldado francés hugonote, condenado a muerte, acusado de combatir el dominio portugués en Brasil. La intervención del P. José de Anchieta en el caso de Juan Bolés debió ser estudiada profundamente por la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos. Ha quedado probado, hasta la saciedad, que la intervención del P. José de Anchieta se redujo a conseguir el aplazamiento de la sentencia y poder así obtener de Juan Bolés su vuelta a Dios y ayudarlo a bien morir. La Iglesia no tenía, entonces, otro poder ante la autoridad civil.

Murió lleno de méritos y con gran fama de santidad el 9 de junio de 1597 en Reritinga, hoy ciudad Anchieta. El pueblo y la Iglesia del Brasil lo han considerado siempre como su gran evangelizador.

La Beatificación de José de Anchieta S.J., hecha por el Papa Juan Pablo II, fue una glorificación no sólo de la labor pastoral y de la evangelización de las Misiones del Brasil, sino también, en cierta manera, de todas las obras misioneras de Iberoamérica que usaron los mismos métodos y siguieron los mismos pasos: en California y Arizona, Florida y Virginia en los Estados Unidos de América; Tarahumara en México; Orinoco en Venezuela; Marañón en Perú y Ecuador; en las Reducciones de los guaraníes, de Paraguay, Brasil, Uruguay y Argentina; entre los indígenas de Arauco y Chiloé‚ en Chile.