Menu
TwitterFacebook
Area Restricta
Areas Apostólicas

Compartir una vida en común, estar muy cercanos a los pobres, predicar con gozo el evangelio

Lectura y comentario acerca del documento primero de la congregación general XXXVI, desde la perspectiva de la opción por los pobres

Raúl Cervera

Provincia Mexicana dela Compañíade Jesús

I. Pre-texto

Del 2 de octubre [1] al 12 de noviembre del año pasado se llevó a cabo, en Roma, la XXXVI congregación general de la Compañía de Jesús, instrumento pensado por San Ignacio de Loyola para elegir a los superiores generales de la orden, y para «cuando se hubiese de tratar de cosas perpetuas y de importancia, como sería [el deshacer o transferir de las Casas o Colegios, o] de algunas otras cosas muy difíciles tocantes a todo el cuerpo de la Compañía, o el modo de proceder de ella, para más servicio de Dios nuestro Señor» (Const. 680).

En este caso, uno de los motivos principales era nombrar al sucesor del P. Adolfo Nicolás Pachón, segundo superior general que renuncia al cargo con el fin de permitir la elección de un sucesor, con las fuerzas propias de una edad conveniente. En esta oportunidad resultó elegido el P. Arturo Sosa Abascal, de nacionalidad venezolana y primero que proviene de América Latina. En cuanto a los temas a tratar, el P. Nicolás, en el documento de convocación, había hecho a los jesuitas la encomienda de identificar las tres llamadas que Jesucristo hacía a todo el cuerpo de la Compañía de Jesús.

Al final de las deliberaciones la congregación general expidió tres documentos, promulgados en la fiesta de la epifanía -la manifestación-, fruto del proceso de discernimiento de la voluntad de Dios que había tenido lugar durante la marcha de la misma -proceso que pertenece a la esencia misma de la Compañía de Jesús (1, 1)-. Por lo mismo, este espíritu de búsqueda discerniente constituye el principio interpretativo básico de los documentos y los pone en sintonía –así como al cuerpo apostólico en su conjunto- con el objetivo que persiguen los ejercicios espirituales, a saber, «buscar y hallar la voluntad divina en la disposición de su vida para la salud del ánima» [1].

En el primer documento se desarrollan las principales líneas inspiradoras que definen la identidad y la misión de los jesuitas en este momento de la historia. En el segundo se proponen algunas pautas de renovación de las estructuras de gobierno. El tercero, novedoso en la historia de las congregaciones generales, se presenta como un «mensaje orante para aquellos jesuitas que trabajan en zonas de guerra y conflicto».

A propósito del proceso de redacción de los mismos, el P. Sosa había declarado: «La estrecha relación entre nuestra vida y misión, para poder encarnar verazmente la promoción de la justicia, a través de la búsqueda de la reconciliación en todas sus dimensiones como exigencia de nuestra fe, se apoderó de las deliberaciones durante las seis semanas de la congregación general. Los decretos reflejan este espíritu (…)».

La pretensión de las líneas que siguen es ofrecer dos o tres claves de lectura que hagan posible detenerse y profundizar en algunos de los aspectos tratados por los padres congregados, sobre todo, en el primer decreto. Por lo mismo, se presentan, de manera fraterna y agradecida, como una más de las lecturas posibles que podría sugerir cada uno de los miembros de este cuerpo apostólico.

Un posible enfoque para iniciar la lectura de estos documentos consiste en considerar el mensaje orante como la exposición, cordial y solidaria, de los efectos que generan los compromisos comunitarios y apostólicos asumidos en el decreto 1. De hecho, el mensaje mismo proporciona la clave cuando sentencia: «El trabajo en las fronteras no se hace sin riesgo de la propia vida». En consecuencia, no es fácil caer en la cuenta del objetivo de fondo y los énfasis del decreto 1, sin tener en consideración los contenidos y la forma del mensaje orante; y viceversa. Por su parte, el decreto 2 se ocupa, sobre todo, de las estructuras institucionales y de gobierno. Sin embargo, no debe leerse directa ni autónomamente, sino a la luz de la doctrina propuesta por el tándem Decreto 1-mensaje orante. El mismo decreto sugiere esta clave cuando presenta el discernimiento como la primera perspectiva desde la que se tienen que perfilar las estructuras de gobierno (3). Dicho de otro modo, la Compañía de Jesús no acertará en cuanto al diseño de nuevos modelos de colaboración y de gobierno, si no parte de la visión y los compromisos de esos dos documentos.

 

Para leer el documento completo, haz clic aquí.



[1] Fecha importante en México, por el asesinato a mansalva de un número indeterminado de civiles durante una operación encubierta por parte del ejército mexicano, en el contexto de las protestas estudiantiles del año 1968.